martes, 13 de noviembre de 2018

miércoles, 15 de agosto de 2018

Past View Ancient Barcelona, ruta guiada con smartglasses

Cuando te ves obligada a pasar el verano en la ciudad, no hay más remedio que ser creativa y buscar cosas nuevas, por eso hoy os quiero hablar de una de las actividades que hemos realizado este verano: 
Past View Ancient Barcelona con smartglasses.

Foto extraída de Atrápalo.com

Se trata de ir paseando, en este caso por el Barri Gòtic de Barcelona y en algunos puntos concretos, con las gafas, recrear cómo era ese lugar concreto en el siglo XIV.

La ruta la iniciamos quedando en el Rusc de Turisme que está en la calle Montsió, 10. Allí, nos encontramos con nuestra guía Cecilia, una argentina simpatiquísima, apasionada de su trabajo y enamorada de Barcelona. 

Con ella, la ruta se hizo amena, instructiva y corta...a pesar de que para mí tiene la duración perfecta.

Recorrimos por lugares como la Muralla, la Pza del Rei, la Pza de Sant Jaume y la Catedral del Mar (por fuera) entre otros.

Iniciando la ruta 😅


Cada vez que llegábamos a un lugar concreto, Cecilia, nos decía que nos pusiéramos las gafas y recorriendo la zona, podíamos ver cómo era ese lugar en el siglo XIV. Resultaba muy curioso percartarnos de qué edificios existían entonces y cuáles no, cómo eran sus calles, cómo vestían sus gentes.

En algunos puntos nos recibían virtualmente algunos de los personajes de la época . No me preguntéis de qué hablaban porque, la verdad, es que, estaba tan pendiente de la caracterización de la época que no prestaba demasiada atención al diálogo de los personajes. 😋

En la Pza. del Rei 😍

Si os tengo que resumir:

👍💓Muy Positivo: Cecilia, nuestra guía.¡Mil gracias Cecilia, por las fotos!.
👍Positivo: La experiencia en sí misma. Es curiosa y bonita.
👉Menos positivo: Le falta el poder interactuar con alguno de los personajes (tipo juego).
👎A mejorar: Las gafas: a Marta, una de mis amigas se le caían todo el rato y a mí se me desataban. Hay que mejorar los cierres.

Os recomiendo la experiencia y si la hacéis o ya la habéis hecho, porfa, no dudéis en comentármela por aquí.

¡Hasta Pronto!



ANSIEDAD POR LA COMIDA EN PERROS - Gats De Bach | Gats De Bach

ANSIEDAD POR LA COMIDA EN PERROS - Gats De Bach | Gats De Bach: A ver si te suena esta escena: Has estado todo el día trabajando, estás cansado y muerto de hambre. Llevas todo el día pensando en esa hamburguesa que te vas a

martes, 16 de enero de 2018

CROQUETA. La ratita presumida


Hoy queremos hacer un pequeño homenaje a uno de animales que todavía son considerados como una lacra de la sociedad, como una epidemia y cuyo desconocimiento es tan grande que con tan solo pronunciar su nombre, provoca repugnancia: la rata.

Y ese homenaje llega de manos de Croqueta, la ratita que me hizo cambiar el chip sobre ellas y que me enamoró casi al instante de conocerla.

Llegó a casa hace ya un año. Iba dentro de la capucha de la sudadera de Iván, asomaba su morrito alargado y miraba a su entorno con curiosidad, la misma que mostraban los cinco gatohabitantes .





Nunca había visto una rata tan de cerca, siempre había tenido una mezcla de admiración y desconfianza hacia ellas. 
Admiración por la inteligencia que han mostrado a lo largo de los siglos, sabiendo adaptarse a los diferentes entornos y a convivir lo suficientemente lejos del hombre para sobrevivir.





Desconfianza, porque la imagen que siempre nos han proyectado sobre ellas es la de la suciedad, transmisión de enfermedades, mal genio, agresividad.
Croqueta hizo caer todas esas premisas de un plumazo: era suave, curiosa, limpia, inteligente. Le encantaba comerse las toallas y las sábanas (ella fue la culpable de tener que comprar dos juegos nuevos :) )

Le gustaba pasear e Iván solía sacarla a pasear y ella escogía el lugar donde quería ir: dentro de las mangas, en los bolsillos, en la capucha...


Le encantaba que le acariciaran... me recordaba mucho a mis gatos, porque adoraba que le sobaran por el cuello y debajo del morrito.
Estuvo un tiempecito en casa con los gatos, con los que sabía a los que se tenía que acercar y a los que no.

Por las mañanas, cuando yo pasaba delante de su casita, ella salía a darme los "buenos días" porque sabía que un ratito después le daría algún premio para desayunar.

Hoy, nuestra Croquetita nos ha dejado. Iván ha tenido que tomar la dura decisión de ponerla a dormir para evitar que sufriera.


Gracias, Croqueta, por enseñarme que no hay que dejarse llevar por las apariencias y que ese corazoncito ratonil era tan maravilloso como cualquier otro.