lunes, 13 de septiembre de 2010

PLANTAS TOXICAS PARA PERROS Y GATOS (y 3ª parte)

IPOMEA (CAMPANILLA)
La toxicidad de esta planta se encuentra en las semillas y en las raíces, el resto de la planta es purgante.
Síntomas por ingestión:
  • Alucionaciones
  • Malestar general
  • Transtornos gastrointestinales con graves irritaciones del tubo digestivo
  • Diarreas muy violentas
  • Dolor abdominal
MARIHUANA (CANNABIS)
Síntomas tras la ingestión:
  • Depresión del sistema nervioso central
  • Incoordinación
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Babeo
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Convulsiones e incluso en casos muy graves se puede llegar al coma
MUÉRDAGO
Es necesario ingerir grandes cantidades de fruto para que sea altamente tóxico.
Síntomas tras la ingestión:
  • Transtornos gastrointestinales
  • Vómitos
  • Diarreas
  • Dolor abdominal
  • Dilatación de las pupilas
  • Salivación abundante
  • Sed excesiva
  • Dificultad respitaroria
  • Taquicardia
  • Falta de coordinación
  • Convulsiones y parálisis
POTOS
Sólo el masticarla puede provocar irritaciones varias, tanto en el paladar, como en la lengua y en todas las zonas por las que pase.
Síntomas tras la ingestión:
  • Graves transtornos del aparato digestivo
  • Fuertes y frecuentes vómitos
RICINO
Las semillas de esta planta se llaman ricina.
La  ricina es una proteína altamente tóxica tanto para las personas como para los animales, de hecho se trata de uno de los venenos más peligrosos que se conocen.
Síntomas tras la ingestión:
  • Transtornos gastrointestinales
  • Vómitos
  • Diarreas muy fuertes y sanguinolientas
  • Dolor abdominal
  • Falta de coordinación
  • Salivación abundante
  • Somnolencia
  • Convulsiones
  • Hemorragias
  • Insuficiencia renal
  • Y en casos extremos: coma
RODODENDRO (AZALEA)
Las flores y las hojas son las más tóxicas.
Tras la ingestión de una pequeña cantidad, el animal puede tener falta de coordinación con alucinaciones. Si la ingesta ha sido importante, los síntomas son:
  • Ardor bucal
  • Salivación excesiva
  • Dificultad para deglutir
  • Alteraciones del sistema nervioso con falta de coordinación
  • Decaimiento
  • Debilidad muscular
  • Transtornos gastrointestinales
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Alteraciones cardíacas
  • Dificultad para respirar
  • Disminución de la frecuencia cardíaca
  • Convulsiones

Evitar este tipo de situaciones sería a priori tan sencillo como mantener al cachorro alejado de este tipo de plantas, algo bastante improbable en el caso de los jardines públicos por dónde podemos pasear con nuestra mascota, por ello es fundamental enseñar a nuestro cachorro a no jugar con ningún tipo de plantas, de la misma manera que se le enseña a no morder cables eléctricos u otras cuestiones que pueden resultar peligrosas para él.
Cuando nos encontramos con el hecho de que ya ha mordido una determinada planta, lo ideal sería:


  • Reconocer rápidamente que tipo de planta ha ingerido y a poder ser, llevar una muestra a nuestro veterinario para que sepa de qué manera actuar

  • Mantener la calma nosotros y mientras trasladamos al animal, mantenerlo lo más tranquilo posible

  • Llevarlo rápidamente al veterinario para que pueda evaluar la gravedad de la ingestión y tratarle en consecuencia.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada